Cuando la noche cae...

Y vuelve la maldición, vuelven los miedos. Todo lo que has construido durante el día se derrumba como un castillo de naipes delante de un soplido, cuando la noche cae.
Al llegar la oscuridad, llegan los recuerdos, llega la esclavitud a los recuerdos. Tinieblas y demonios.

No importa lo feliz que haya sido durante el día, porque la noche me dará su bofetada. Espero sentado, mientras cuento las horas a que vuelva la claridad. El sol, mi Dios; La luna, mi demonio.
Me siento una especie de licántropo, me transformo al ver la luna. Me convierto en un polvo de lágrimas que nunca caen.

Cuando cae la noche, cuando no hay nadie por las calles, entonces las almas de los románticos abatidos en guerra, se pasean. Esperando a que el primer rayo de sol entre por la ventana, así -solo así- vuelven a vivir.

Comentarios

  1. Conozco esa sensación, noche tras noche acompañándome en mi cuarto vacío. Por el día puedes aparentar ¿Pero qué pasa cuando por la noche estas solo contigo mismo? Como tu dices nuestros propios demonios vuelven a atacarnos...
    Un texto genial, como todos los tuyos que he leído hasta ahora. Pnesé que era la única que se convertía a la media noche... me ha encantado lo de "entonces las almas de los románticos abatidos en guerra se pasean"

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Al leer tu post me di cuenta de que es justamente la sensación que me atormenta muchos atardeceres, lo que pasa es que nunca sabría describirla tan bien como lo has hecho tú! Es igual, por más alegre y productivo que fue mi día, al acercarse la noche y sentir que tengo que ir a casa, es como si sintiera más intenso el paso del tiempo. Además yo padezco insatisfacción crónica y lo paso peor! :))
    Me encanta tu blog y tus poéticas reflexiones. Te sigo desde ya, soy tu seguidora número 100 así que felicidades!!

    http://alissagromova.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón! por la la noche se nos va la mente...
    Bonito relato! besos
    Algo Así

    ResponderEliminar
  4. Precioso texto!
    Es cierto que las noches son siempre más duras y difíciles de llevar, sobre todo en soledad!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que buena forma de explicarlo. La mente es más débil por la noche, pero no debemos tomarla tan mal...

    http://Fallinmycloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Repito que tienes un don para escribir! Con este texto en concreto me siento muy pero que muy identificada y es que qué tendrá la noche que nos vuelve tan melancólicos e indefensos?
    Ojalá algún día llegues a poder publicar un libro, porque realmente tienes talento!
    Un beso!
    http://cocosmile9.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu comentario en mi blog, es siempre de agradecer leer unas palabras tan bonitas, te ayudan a seguir adelante sin duda :)
    Yo me quedo por aquí como seguidora!

    besitos ♥
    Naiivet

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada, la verdad que me siento muy identificada con ella, que tendrá la noche que nos atrapa en su melancolia...
    Y también agradecerte el seguir pásandote por mi rinconcito después de tanto tiempo GRACIAS!!!
    Me tendrás más a menudo por aquí ;)

    Un besazooo!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, acabo de descrubrir tu blog, y me ha dejado estupefacta esta entrada, es EXACTAMENTE lo que me empieza a pasar cuando el crepusculo empieza a despertar.
    Y como dice "La chica de los chicles"
    Conozco esa sensación, noche tras noche acompañándome en mi cuarto vacío. Por el día puedes aparentar ¿Pero qué pasa cuando por la noche estas solo contigo mismo? Como tu dices nuestros propios demonios vuelven a atacarnos...
    Penesé que era la única que se convertía a la media noche... me ha encantado lo de "entonces las almas de los románticos abatidos en guerra se pasean"
    Te sigo desde ya.

    http://perfectioninanameloida.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Uff! Es increíble que por la noche nos volvamos tan indefensos. Deberíamos cambiar el chip y seguir fuertes en todo momento del día y de la noche! Besos

    ResponderEliminar
  11. ai.. la noche. la esperada y temida noche, no creo que haya momento más filosófico en el día.
    ¿QUÉ TENDRÁ QUE NOS TRANSFORMA POR DENTRO Y POR FUERA?
    Buen post de reflexión!
    L

    ResponderEliminar
  12. Es genial lo que has escrito. Muchas gracias por pasarte por mi blog y dejarme tu comentario.
    A parte de este blog tenía antes uno con una amiga donde escribiamos mil y una chorrada. Te lo dejo aquí también.
    Por cierto, te sigo y a ver si así podemos estar en contacto. Un beso


    6 del dos
    Bloglovin

    http://lemondenym.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Determinado a superar al humano...